La campaña arqueológica que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está desarrollando en el castro luarqués de Peña Castiel acaba de cerrar su primera fase al concluir las excavaciones sobre el terreno. La segunda fase se centrará en el trabajo de laboratorio, cuyas conclusiones estarán listas a finales de año.

El proyecto, financiado por el Ayuntamiento de Valdés y desarrollado por el Instituto de Ciencias del Patrimonio del CSIC, busca “reconocer la cronología de ocupación de este yacimiento arqueológico, que no había sido investigado de manera exhaustiva hasta ahora” y también “evaluar el estado de conservación del castro”. La actuación, dirigida por el arqueólogo David González, ha contado con la participación de una docena de investigadores.

Explican los responsables que, en estas tres semanas, se ha trabajado en el interior del poblado “donde se reconocieron restos de su ocupación antigua”. En la primera área de excavación “se han reconocido las trazas de cimentaciones excavadas en la roca madre que se podrían corresponder con estructuras de habitación” y también se han recogido materiales cerámicos que de forma preliminar se adscriben a la Edad del Hierro. En la segunda zona de trabajo se ha localizado “una estructura de gran tamaño”, pero no pudo ser “definida en su extensión completa”.

Restan por completar sobre el terreno “algunas tareas de documentación”, pues el temporal obligó a suspender el trabajo de los últimos días. No obstante, ahora el grueso de la actuación se llevará a cabo en el laboratorio. El equipo investigador se muestra “optimista” y considera que esta investigación es una “excelente oportunidad para enriquecer la historia local de Valdés”.

Los investigadores explican que junto a las conclusiones, que esperan hacer públicas a finales de año, también presentarán propuestas para continuar los trabajos en el castro de Peña Castiel, también conocido como “Punta Muyeres” en referencia al nombre del cabo donde se enclava, muy cerca de Luarca.

Noticia de La Nueva España