Rosa Menéndez abrela ceremonia de entrega de los diplomas delas dos últimas promociones de la UNED.

«Todos somos conscientes de que la sociedad actual está expuesta a grandes desafíos, como los ya vividos con la pandemia; pero también a otros muchos que acechan, como el cambio climático, la conservación del patrimonio natural, la sostenibilidad energética y la digitalización».

Con esta referencia a los tiempos que vivimos inició su lección inaugural la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, en el acto académico de inauguración del curso 2001-2022, que se celebró ayer en el salón de actos de la UNED.

En esta ceremonia se otorgaron los diplomas los egresados de los cursos 2019-2020 y 2020-2021, un total de 295 alumnos de grado y 168 de máster que han concluido con éxito su formación durante los dos últimos cursos en el Centro Asociado a la UNED, que el próximo año cumplirá su medio siglo de existencia. Las medidas sanitarias tan solo permitieron la presencia de unas cuarenta personas, entre egresados y familiares.

Menéndez recordó a los alumnos que gracias a la capacidad multidisciplinar del CSIC «fuimos capaces de articular en poco menos de una semana una plataforma para disponer de una visión global que permitiera analizar y enlazar todos los aspectos de la pandemia». Por ello, añadió, la Ciencia española se incorporó «con éxito a la movilización de científicos de todo el mundo para construir un frente común que permitiese, primero, entender lo que estaba pasando y, después, combatir al coronavirus».

En su conferencia, la científica recordó que todo el trabajo llevó al desarrollo inmediato de medidas clave para reducir el impacto de la pandemia desde la vigilancia genómica del virus y los mecanismos de transmisión, especialmente a través de aerosoles, hasta su detección en aguas residuales o el impacto de la movilidad ciudadana. «Un segundo éxito ha sido la definición de las medidas de seguridad, que han permitido mantener abiertos los centros educativos en este curso, mientras que en otros países las clases presenciales tenían que suspenderse». Además, recordó que se sigue trabajando en el desarrollo de vacunas, antivirales y de otras terapias, como las basadas en anticuerpos, «con mucha esperanza, porque seguirán siendo necesarias, no solo en nuestro país sino en todo el mundo». «Todo avance científico en cualquier ámbito del conocimiento puede contribuir a aportar soluciones; toda la Ciencia es útil a la sociedad».

Orgulloso se mostró ante los alumnos Juan Carlos Menéndez Mato, director de la UNED en Asturias, que estuvo acompañado por la directora general de Universidad del Principado, Cristina González Morán; la concejala de Educación, Natalia González; y la vicerrectora primera de la UNED, Rosa María Martín Aranda

Artículo de «El Comercio»